Saltear al contenido principal
Tú Eliges: ¿Formación Presencial O Formación Online?

Dadas las nuevas necesidades de las empresas y sus trabajadores, los profesionales del sector de los Recursos Humanos tienen ante ellos un reto mayúsculo: ¿Apostar por la formación online o seguir confiando en la presencial? Cada una de ellas cuenta con una serie de ventajas que la otra no tiene y es por eso que, antes de decidir qué tipo de formación realizar, cabe conocerlas en profundidad.

Formación presencial

Se trata del formato clásico y tradicional, aunque no menos interesante. La formación presencial se da en espacios físicos y en el momento, destacando la interacción que se da entre formador y alumno y la creación de un fuerte vínculo que permite la ampliación de la red de contactos (Networking). Por otro lado, también cuenta con desventajas, como podría ser la limitación geográfica y los costes derivados de los desplazamientos, además del gasto en material para poder realizar la formación en condiciones.

¿Qué es interesante en este tipo de formaciones?  

Conferencias: sin interacción, el asistente pasa a ser un mero espectador. Destacan, sin embargo, por ser sesiones cargadas de contenido y muy productivas en cuanto a conocimiento transmitido.

Masterclass: a diferencia de la conferencia, la masterclass reúne a un grupo menor de personas, por lo que la interacción entre formador y asistentes se suele dar al final de la sesión.

Workshop: el siguiente paso a la conferencia o masterclass, en los workshops los asistentes ponen en práctica, individual o grupalmente, lo aprendido en talleres dinámicos y divertidos que fomentan su aprendizaje.

Tutoría: se trata de sesiones de seguimiento, donde el formador conoce mejor las necesidades de cada asistente con el objetivo de optimizar su aprendizaje.

Formación Online

A diferencia de la presencial, la formación online se desarrolla íntegramente tras una pantalla. Gracias a las ventajas que nos ofrecen Internet y las plataformas de comunicación, existe la posibilidad de enriquecer las experiencias online con infinidad de recursos y elementos virtuales. Salvo unas sesiones previamente pactadas, el resto de la formación es asíncrona, es decir, cada alumno podrá elegir cuándo y dónde quiere desarrollar sus habilidades, teniendo acceso tanto a los materiales como a la grabación de las propias sesiones.

¿Te interesa? ¿Por qué apostar por la formación online en tu empresa?

Las posibilidades que ofrece la formación online son numerosas. Además, supone un ahorro de costes (desplazamiento, material, tiempo) y una mayor flexibilidad y autonomía, tanto para el alumno como para el formador. En cambio, la distancia hace que la comunicación no sea tan fluida y que sea necesario un esfuerzo extra por parte de los alumnos, dado que la disciplina y motivación dependen de su fuerza de voluntad y compromiso.

En conclusión, no existe formato mejor ni peor: ambos nos ofrecen una experiencia formativa exitosa. Por lo tanto, tú eliges: ¿Formación presencial o Formación online?

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba