Saltear al contenido principal
La Gestión De Personas: ¿Qué Debe Cambiar?

La pandemia de la COVID-19 ha supuesto un cambio estructural en nuestras vidas y las de nuestros negocios. Ante esta situación incierta e inédita, tratar de hacer más de lo mismo parece que no debe ser el camino a seguir; en este sentido, es momento de crear un mejor sistema. En relación a la gestión de personas, debemos replantearnos muchas cosas, y debemos hacerlo estratégicamente y pensando en el largo plazo.

Para ello, es recomendable utilizar marcos de referencia como el que presentamos a continuación basado en cuatro elementos: identificar, investigar, integrar e incorporar el talento.

Identificar a los mejores

Identificar el talento de la organización es vital para llevar a cabo la estrategia diseñada. En esta línea, hay que señalar claramente las capacidades/competencias diferenciales (haciendo especial hincapié en las digitales) y decidir cómo deben ser desarrolladas. Saber dónde se encuentran los trabajadores extraordinarios (ya sea dentro de la organización o fuera) es un paso clave en la estrategia de gestión de personas.

Investigar las fuentes de talento

Tiene que ver con la capacidad de analizar y descubrir dónde se encuentra el talento que buscamos. Es recomendable usar rutas de acceso alternativas fuera del marco de referencia tradicional, ya que, cada vez más, los profesionales más buscados requieren distintas formas de relación con el mercado y las compañías. Por otro lado, a la hora de buscar ideas y tecnologías innovadoras, las compañías deben ser conscientes de la importancia de tener contacto y relación con sus stakeholders con el fin de crear redes de innovación y cocreación.

¿Te interesa? La Gestión del Talento en Recursos Humanos

Incorporar el talento

Es recomendable incorporar e invertir en todo el potencial de talento generando capacidades, conocimientos y competencias de forma que potencien las capacidades colectivas para alcanzar objetivos estratégicos futuros. Sin embargo, cabe mencionar que las empresas requieren cada vez más talento especializado y se están transformando, abandonando la cultura de propiedad y orientándose a trabajar por proyectos en modelos de negocio más flexibles.

Integrar el talento

El cuarto elemento es integrar el talento en el lugar adecuado y en el momento oportuno para modular adecuadamente las virtudes y aspiraciones de los colaboradores a los objetivos de la compañía, garantizando el valor aportado por aquellos cuyas funciones tengan un impacto estratégico y creando equipos multidisciplinares que faciliten la puesta en común de conocimientos y best practices con el objetivo de alentar la renovación permanente. De esta manera, la fuerza de trabajo estará formada por una mezcla de trabajadores en plantilla, provenientes de alianzas con otras empresas (partners), subcontratados, freelances por proyectos, de redes/comunidades de conocimiento, etc.

En definitiva, como consecuencia de esta ruptura estructural, es tiempo de pensar estratégicamente y preguntarnos qué debemos hacer para formular un sistema de gestión de personas acorde a la actualidad, cómo las afecta y qué procesos deben ser modificados, eliminados o creados.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba