Saltear al contenido principal
Formación Y Gamificación: Cómo Evitar La Falta De Motivación

La gamificación para empresas es una herramienta que mejora los procesos de incorporación, formación, innovación, evaluación de potencial y reclutamiento. Actualmente, las compañías se enfrentan a entornos más competitivos derivados de la globalización, el aumento de la competencia y la dificultad para diferenciarse. Uno de los retos clave para ser más competitivos está en la formación de los equipos, tanto en conocimientos como en competencias. Sin embargo, los métodos de formación tradicionales se encuentran con problemas importantes en torno a la motivación y el compromiso de los asistentes. La incorporación de elementos de gamificación como soporte ofrece la oportunidad de mejorar la atención, la motivación y el aprovechamiento, consiguiendo además mejorar el trabajo en equipo.

 

3 claves para el éxito

Para que un proceso de gamificación tenga éxito se deben valorar tres aspectos básicos:

Ser social: Los participantes del proceso de gamificación deben poder tener nuevas identidades, roles y avatares personalizados en el juego. Se debe proporcionar reconocimiento de los logros y compartición de los mismos. Además, el proceso debe permitir la competición y la recompensa entre usuarios, por ello, un proceso de gamificación bien diseñado conseguirá que los jugadores adopten comportamientos fructíferos para el aprendizaje.

Provocar emociones: Un proceso de gamificación debe provocar emociones en los participantes. La neuroeducación, nueva disciplina que une la educación, la psicología y la neurociencia, pone de manifiesto la importancia de las emociones en el aprendizaje.

Trabajar sobre capacidades cognitivas: El proceso de gamificación debe proporcionar sistemas complejos de reglas para que los usuarios experimenten y descubran, guiando a los jugadores a través de un proceso de dominio del conocimiento o competencia.

 

Gamificación para evitar la falta de motivación

La irrupción de la gamificación en la formación corporativa se ha convertido en la solución a uno de los grandes problemas a los que debe enfrentarse la empresa actual: la falta de motivación de los trabajadores. Y sin motivación, surgen nuevas preocupaciones: falta de compromiso, actitud negativa, conformismo, disminución de la productividad personal, empeoramiento del ambiente laboral…

De ahí que la motivación del colaborador se haya convertido en un nuevo y poderoso campo de investigación dentro de la formación corporativa. Los departamentos de Recursos Humanos lo saben y por eso lo han probado todo hasta que han dado con la clave: gamificar.

¿Quieres saber más? Gamificación para transformar tu negocio

En un entramado empresarial en el que sólo el 13% de los empleados se siente motivado, según este estudio realizado por Gallup, el juego se erige como la herramienta más poderosa que existe en la formación corporativa si se quiere cambiar esta tendencia. Pero, ¿por qué son tan efectivas las técnicas de gamificación en la motivación de un empleado? Aquí tienes 5 razones de peso:

1. Compromiso y engagement

El empleado se convierte en un jugador con objetivos y tareas por cumplir en un marco en el que debe competir con otros. Esta competencia (mediante los rankings o las clasificaciones) por ser el mejor o evitar ser el último genera mayor compromiso y engagement en el trabajador.

2. Reconocimiento personal

Uno de los elementos más potentes de la gamificación son los sistemas de recompensa. No hay nada que motive más que saber que tus acciones y decisiones pueden tener un reconocimiento personal o, también, que son reconocidas por los propios compañeros.

3. Proactividad e interacción

Los trabajadores interactúan entre ellos, comparten sus experiencias y generan nuevos vínculos que mejoran el ambiente laboral y fomentan su proactividad.

4. Divierten, entretienen y enganchan

La gamificación se basa en el juego y el juego divierte, entretiene y engancha. La diversión debe convertirse en una meta por sí misma para lograr la motivación que buscamos en el colaborador.

5. Motivación y productividad

Es el fin último de la gamificación de la formación corporativa. Tener un trabajador motivado repercute directamente en su rendimiento y productividad. Y los departamentos de Recursos Humanos cada vez lo tienen más claro.

¿Has perdido la motivación de tus colaboradores y quieres recuperarla a través del juego? Ponte en contacto con PeopleArt e infórmate sobre nuestras soluciones gamificadas.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba