PeopleArt – Making the difference

Tú eliges: ¿Formación presencial o formación online?

Tú eliges: ¿Formación presencial o online?

Dadas las nuevas necesidades de las empresas y sus trabajadores, los profesionales del sector de los Recursos Humanos tienen ante ellos un reto mayúsculo: ¿Apostar por la formación online o seguir confiando en la presencial? Cada una de ellas cuenta con una serie de ventajas que la otra no tiene y es por eso que, antes de decidir qué tipo de formación realizar, cabe conocerlas en profundidad.

 

Formación presencial

Se trata del formato clásico y tradicional, aunque no menos interesante. La formación presencial se da en espacios físicos y en el momento, destacando la interacción que se da entre formador y alumno y la creación de un fuerte vínculo que permite la ampliación de la red de contactos (Networking). Por otro lado, también cuenta con desventajas, como podría ser la limitación geográfica y los costes derivados de los desplazamientos, además del gasto en material para poder realizar la formación en condiciones.

¿Qué es interesante en este tipo de formaciones?  

Conferencias: sin interacción, el asistente pasa a ser un mero espectador. Destacan, sin embargo, por ser sesiones cargadas de contenido y muy productivas en cuanto a conocimiento transmitido.

Masterclass: a diferencia de la conferencia, la masterclass reúne a un grupo menor de personas, por lo que la interacción entre formador y asistentes se suele dar al final de la sesión.

Workshop: el siguiente paso a la conferencia o masterclass, en los workshops los asistentes ponen en práctica, individual o grupalmente, lo aprendido en talleres dinámicos y divertidos que fomentan su aprendizaje.

Tutoría: se trata de sesiones de seguimiento, donde el formador conoce mejor las necesidades de cada asistente con el objetivo de optimizar su aprendizaje.

 

Formación Online

A diferencia de la presencial, la formación online se desarrolla íntegramente tras una pantalla. Gracias a las ventajas que nos ofrecen Internet y las plataformas de comunicación, existe la posibilidad de enriquecer las experiencias online con infinidad de recursos y elementos virtuales. Salvo unas sesiones previamente pactadas, el resto de la formación es asíncrona, es decir, cada alumno podrá elegir cuándo y dónde quiere desarrollar sus habilidades, teniendo acceso tanto a los materiales como a la grabación de las propias sesiones.

¿Te interesa? ¿Por qué apostar por la formación online en tu empresa?

Las posibilidades que ofrece la formación online son numerosas. Además, supone un ahorro de costes (desplazamiento, material, tiempo) y una mayor flexibilidad y autonomía, tanto para el alumno como para el formador. En cambio, la distancia hace que la comunicación no sea tan fluida y que sea necesario un esfuerzo extra por parte de los alumnos, dado que la disciplina y motivación dependen de su fuerza de voluntad y compromiso.

En conclusión, no existe formato mejor ni peor: ambos nos ofrecen una experiencia formativa exitosa. Por lo tanto, tú eliges: ¿Formación presencial o Formación online? 

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo en tus redes:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¡Y no olvides suscribirte al blog!

¿Por qué apostar por la formación online en tu empresa?

La formación online, catapultada por la irrupción del COVID, ha ido más allá y está innovando el ámbito corporativo y la formación de los empleados. Ya no es una tendencia. Ha venido para quedarse. Las empresas están apostando por nuevos modelos para el desarrollo de sus trabajadores por los beneficios que supone: menor coste, mayor flexibilidad horaria, más dinámica y accesible gracias a Internet.

Sin embargo, y aunque las organizaciones suelen procurar seleccionar a los mejores profesionales, también suelen dedicar menos esfuerzos en desarrollar el talento de sus colaboradores. De esta manera, una empresa puntera y comprometida siempre va a apostar por la formación continua de los suyos. De eso se trata la formación online, de unir la gestión del capital humano y del conocimiento.


Ventajas de la formación online

Ahorrar costes: Como ya sabrás, apostar por la formación online facilita la implementación de todo tipo de recursos (vídeos, textos, unidades didácticas), ahorrando el coste monetario y material que supone el uso de papel. Para ello, es esencial elegir la herramienta virtual adecuada e integrarla en el día a día de cada colaborador.

Flexibilidad horaria: Con la formación online permites que cada colaborador se acomode al horario que mejor le va. Dentro de unas sesiones y tutorías presenciales establecidas entre formador y colaboradores, el resto del tiempo puede ser administrado en función de las necesidades profesionales y personales de cada uno.

Evitar desplazamientos: Gracias a la formación virtual, se evitan los altos costes de desplazamientos, ya sean de los propios trabajadores o de colaboradores externos. Incluso, a nivel estratégico, facilita la unión de trabajadores de distintas sedes que, quizá, no era posible por limitaciones presupuestarias.

¿Te interesa?: Lecciones para las empresas tras el COVID-19

Captar talento: En línea con lo anterior, imagina que hacer una formación en tu sede supone que un trabajador con un gran potencial no pueda asistir por los altos costes de desplazamiento. La formación online soluciona este problema ya que te permite seleccionar, retener y desarrollar el potencial talento de los colaboradores de la organización a pesar de las barreras geográficas.

Fluidez comunicativa: El disponer de una adecuada herramienta virtual facilita la comunicación de los mensajes y actualizaciones del equipo. A través del canal online, el reemplazo de una tarea, sugerir ver tal película o leer tal caso práctico puede llegar a todos de manera unánime e instantánea.

Ahorrar espacio:
Seguro que alguna vez has intentado aprovechar al máximo los recursos y el limitado espacio de la sala para organizar una formación o, a última hora, el espacio que habías reservado ya no está accesible. En esos casos, meter a un grupo de personas en una sala o buscar in extremis otra puede ser un gran problema. Formando online tendrás a tu disposición todo el espacio del mundo.

Además, la formación virtual no imposibilita, en ningún caso, cualquier otra formación; la clave reside en conocer cuándo aplicar un modelo, otro o combinarlos para lograr una formación que cubra las necesidades y competencias de los trabajadores. En definitiva, apostar por la formación virtual es apostar por una metodología adecuada a los tiempos que corren: dinámica, digital y eficaz.

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo en tus redes:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¡Y no olvides suscribirte al blog!