Saltear al contenido principal
El Proceso De Toma De Decisiones En 4 Pasos

Las decisiones que los líderes deben tomar a diario presentan incontables oportunidades para impactar, positiva y negativamente, en las organizaciones. Muchas variables entran en juego a la hora de tomar decisiones importantes, así que, ¿cómo distinguir las malas decisiones de las buenas? Casi siempre, es justo después de tomarla que se descubre el impacto real, y no siempre se puede determinar si fue mala o buena tras el resultado.

Afortunadamente, existen técnicas que los líderes pueden adoptar para perfeccionar su proceso de toma de decisiones e incrementar la probabilidad de que éstas tengan un impacto positivo para sus organizaciones.

 

Identificar el problema… y simplificarlo

Nada más que el potencial problema sale a la luz, muchos equipos de trabajo tienden a adoptar inmediatamente el rol “resolución de problemas” sin ni siquiera saber de qué trata ese problema. ¿Qué acaba de ocurrir? ¿Qué debe ser arreglado o cambiado? ¿Dónde se originó el problema? ¿Qué consecuencias tiene? Los líderes efectivos no se complican ni añaden más estratos a la situación: lo identifican y entonces lo simplifican hasta su forma más básica o elemental. Esto les permite crear un itinerario para determinar la solución más apropiada y, en consecuencia, tomar la decisión más acertada, incluso con falta de información.

 

Actuar antes… y no después

 Muchos equipos y líderes esperan, tras tomar decisiones, a que la situación se asiente para después plantear acciones de choque.
En contraposición, los líderes efectivos se toman su tiempo para considerar, en primer lugar, las razones por las que la decisión podría fracasar y, en segundo lugar, las posibles consecuencias negativas antes de decidir qué acción plantear. Esta recontextualización les permite ser flexibles y estar abiertos a adaptar los planes en caso de necesidad.

 

Abrazar el cambio

Los cambios de rumbo en las organizaciones son inevitables en el mundo actual. Una compañía que no se plantee cambiar está abocada al estancamiento y a decrecer. Estos mismos principios se pueden aplicar a los líderes que deben tomar decisiones. Cada líder debe estar preparado para cambiar el curso de las acciones en caso necesario, ya que permanecer encerrado en un enfoque y rechazar cambiarlo, aunque haya indicadores que apunten a lo contrario, suele llevar a malos resultados. De esta manera, los equipos de alto rendimiento tienen en cuenta que el mejor itinerario o camino a recorrer requiere correcciones de rumbo.

 

Pensar diferente

Considerar puntos de vista distintos y romper el status quo suele llevar al éxito. Los equipos que se aseguran que su proceso de toma de decisiones es lo suficientemente abierto como para ‘pensar fuera de la caja’ suelen tener más éxito que aquellos que siguen la misma receta. En esta línea, los líderes efectivos consideran cada problemática individualmente y desde distintos ángulos, a menudo haciendo de abogados del diablo con ellos mismos para asegurarse de que han cubierto todas las posibilidades.

 

La toma de decisiones no trae un manual de instrucciones, y el liderazgo no es una disciplina con un único enfoque: la clave es encontrar un proceso que funcione para todas las problemáticas que surjan.

 

Confer, Matt (2019, febrero). 4 key components of effective decision making for leaders  | Association for Talent Development. Recuperado 23 enero, 2021, de https://www.td.org/insights/4-key-components-of-effective-decision-making-for-leaders

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba