Saltear al contenido principal
El Liderazgo Emocionalmente Inteligente: Claves Y Pautas En épocas De Crisis

El liderazgo, sin lugar a duda, ha sido y es la habilidad más crítica durante la crisis generada por el Covid-19. La teoría nos dice cómo un líder debe comportarse o ser para gestionar sus equipos, pero, en la práctica, estos cambios de comportamiento necesarios para capear el temporal son difíciles de hacer y requieren tiempo. En esta línea, la Inteligencia Emocional es clave para realizar estos cambios; de hecho, los estudios demuestran que la IE representa un 90% de la diferencia entre líderes de alto rendimiento y líderes con habilidades técnicas y conocimiento similares.

Con esto en mente, veamos una serie de sugerencias y pautas para empujar a los líderes a lograr estos cambios en situaciones inciertas y volátiles:

Dedicar tiempo a la autoconciencia: la autoconciencia es el área que los líderes, con más frecuencia, dejan de lado. Esto suele ser visto como egocéntrico o una pérdida de tiempo y recursos, pero solo podemos trabajar con otras personas si, primero, nos conocemos a nosotros mismos: emociones, creencias, reacciones y tendencias naturales.

Ser empáticos: aunque hay mucha información en libros y redes acerca de la empatía, son pocos los que saben cómo bajar al terreno para ponerla en práctica con éxito. para ello, es necesaria la conciencia mental (imaginar que eres la otra persona), comunicación verbal (lo que dices y cómo lo dices) y comunicación no verbal y paraverbal (gestos y tono de la voz).

Clasificar los miedos: una técnica de psicólogos y expertos negociadores es catalogar los miedos para reducirlos. Esto es particularmente crítico en tiempos como los actuales. Por ejemplo, esto implicaría hacer que se entienda que el trabajo para el que se fue contratado no es exactamente el actual por las dificultades o que el trato o decisiones que se toman pueden parecen injustas. Ante esto, el líder debe nombrar y clasificar los miedos del equipo directamente y con empatía. La ira tiene su origen en el miedo, y el miedo se gestiona midiéndolo (y con empatía).

¿Te interesa? Cómo liderar en épocas de crisis

Ser auténtico: compartir con los demás las propias preocupaciones, miedos y pensamientos. Precisamente ahora es cuando los miembros del equipo necesitan escuchar y saber que el líder está con ellos.

Cuidar de uno mismo: todo líder es humano, y no pueden cuidar de sus colaboradores sin antes hacerlo con ellos. Esto significa que los líderes tienen que saber cuál es su ‘motor’; en esta línea, la psicología positiva hace la función de llevar a una mejor productividad y a una reducción del estrés.

Cambiar las creencias internas: nuestras creencias, sentimientos y comportamientos están intrínsecamente conectados. Cambiar las creencias para ser más útiles tendrá un gran impacto en la intensidad de las emociones y dirigirá los comportamientos hacia la productividad. Esto, a su vez, desencadena una serie de acontecimientos  que llevan a pensamientos más positivos y cambios.

En definitiva, los líderes tienen un rol crítico a la hora de ayudar a otros a superar adversidades. Al mismo tiempo, el reto que ello supone moldeará y permitirá que el líder crezca y se desarrolle: la Inteligencia Emocional estará al frente de este crecimiento y hará que valga la pena la inversión.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba