La importancia del Employer Branding

La importancia del Employer Branding

El Employer Branding (o Marca de Compañía) ha ganado mucha importancia en los últimos años. Quizá, una definición aproximada sea esta: el Employer Branding es una estrategia a largo plazo para ser reconocidos reconocidos como un empleador de referencia por parte de los actuales y potenciales empleados de una empresa. En la “guerra por el talento”, el Employer Branding surge como el factor diferenciador para atraer y retenerlo.

La Marca de Compañía tiene un objetivo doble: busca atraer el talento exterior, por un lado, y retener y motivar a los actuales empleados por otro. En este sentido, su intención es la misma que la de una marca comercial: atraer nuevos clientes manteniendo los actuales. La diferencia radica en que el “cliente” aquí son los actuales y potenciales empleados. Por eso, igual que una marca de consumo, la marca del empleador también destaca los beneficios emocionales y racionales que proporciona sus trabajadores.

El aspecto interno (retención y motivación) a veces no se tiene muy en cuenta al desarrollar estrategias de Employer Branding, pero la fidelización del capital humano en el fondo debería ser uno de los objetivos más importantes de cualquier estrategia de Branding de la compañía.

Departamentos involucrados en el Employer Branding

El concepto de Employer Branding está generando cada vez más interés, tanto por parte de los departamentos de Recursos Humanos como los profesionales de Marketing y Comunicación. Sin embargo, no es un tema que pertenezca en exclusiva a ninguna de estas áreas.

No se trata únicamente de Recursos Humanos porque va mucho más allá de la gestión de personas dentro de las organizaciones, buscando estrategias y sinergias para atraer a los mejores candidatos y retener a los más veteranos. Tampoco es un concepto solamente de Marketing, dado que va mucho más allá de compartir las características que tiene la empresa como un lugar ideal para trabajar, basándose en los valores más profundos de la organización que no se puede comunicar con, por ejemplo, un anuncio de televisión. De la misma manera, tampoco pertenece sólo a Comunicación (Corporativa) ya que va mucho más allá de la redacción de notas de prensa o artículos internos, formando parte de una estrategia a largo plazo que engloba también acciones motivadoras y eventos de atracción para ser reconocido como el mejor lugar para trabajar.

Y aunque la responsabilidad del Employer Branding recae principalmente en RRHH, en realidad todos los stakeholders de una empresa son responsables de la imagen de la compañía como empleadora, particularmente el equipo directivo. Además, es importante destacar que una estrategia de Marca de Compañía debe ser exacta, verdadera y debe reflejar a la organización tal y como es. Para ello, una buena colaboración entre RRHH, Marketing y Comunicación es imprescindible. Tanto es así que los departamentos de RRHH de las empresas más avanzadas en Enployer Branding ya cuentan con perfiles como especialistas en Marketing Digital, Comunicación Externa o Branding dentro de sus propios departamentos de RRHH gracias a la visión complementaria que aportan al proyecto.

Employer Branding

Pasos de una estrategia exitosa de Employer Branding

A continuación se resumen los 9 pasos más importantes para crear una atractiva estrategia de Employer Branding:

1. Definición del público objetivo: Es importante saber para quién vamos a desarrollar nuestra estrategia. En la mayoría de los casos, principalmente, son los futuros talentos y los actuales empleados, con el objetivo de que mantengan el vínculo con la organización y actúen de embajadores de la marca en su entorno directo.

2. Análisis de la situación deseada: Cuando sepamos para quién vamos a desarrollar la estrategia, necesitamos saber qué opinan estos diferentes colectivos sobre nuestra empresa como empleador. En este paso vale la pena tanto a nivel interno como a nivel externo para entender la imagen actual asociada con la empresa.

3. Análisis de la situación deseada: El resultado del paso previo puede dar lugar a tres escenarios posibles: la necesidad de mejorar la Marca de Compañía, lo estamos haciendo bien o hay que empezar totalmente de cero.

4. Definición de los objetivos: antes de desarrollar nada hay que tener muy claro cuál es el principal objetivo de poner en marcha una estrategia de Employer Branding y cuáles son los principales KPIs (Key Performance Indicators) que vamos a implementar. Medir y analizar los KPIs al inicio y al final del proyecto servirá para ver si realmente hemos conseguido lo establecido, y también ayuda a convencer a los más escépticos de la importancia de crear una atractiva Marca de Compañía.

5. EVP (Employee Value Proposition): La Propuesta de Valor hacia el Empleado (EVP) viene directamente del mundo del Marketing. Se trata de la propuesta de valor que ofrecen las organizaciones para sus actuales y futuros empleados como estrategia de retención y atracción.

6. Canales de Comunicación: Una vez establecida la EVP toca lanzar una campaña de comunicación interna para que nuestros empleados sepan exactamente qué es lo que diferencia nuestra empresa de la competencia. A su vez, es importante colaborar con el Departamento de Comunicación Externa para comunicar también por qué somos el empleador más atractivo de nuestro sector. 

7. Acciones internas: Se trata de la organización de eventos, actividades y encuentros (de networking) que nos permiten reforzar la integración, motivación y retención de los empleados.

8. Acciones externas: Igual que se organizan actividades para mejorar el bienestar de los empleados actuales, también tenemos que darnos a conocer entre los posibles futuros candidatos de nuestro sector para que nos tengan en cuenta a la hora de buscar trabajo. Podemos organizar visitas a nuestras instalaciones, patrocinar eventos donde participa nuestro público o poner en marcha procesos de selección diferenciadores para que nuestra empresa destaque de la competencia.

9. Monitorización y evaluación: El último paso a veces se olvida, pero es primordial para poder ganar “la guerra por el talento”. Se trata de monitorizar y evaluar constantemente cómo cambia la percepción de los empleados y candidatos potenciales a raíz de todas las acciones que vamos poniendo en marcha. Crear una estrategia de Employer Branding es un trabajo largo, así que vale la pena poder medir cualquier cambio para reaccionar adecuadamente.

PeopleArt Consulting

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *